Pepa

Las imágenes eran atroces. Una perrita encerrada en una chabola y cuyo único modo de alimentarla y darle de beber era a través de una rendija de la puerta. La perrita estaba muy enferma, pero no podríamos entender su gravedad hasta que la sacáramos de allí. Y allí la encontramos, rodeada de basura, sentada en un colchón en el suelo, esperando a que alguien la sacara de allí. PEPA es una perrita adorable que ha pasado por el más absoluto infierno, han sido años de dolor, de ver como su piel se caía a tiras y como le crecían unas masas duras como piedras.

Para poder seguir salvando vidas necesitamos tu ayuda ahora más que nunca, porque la situación de la pandemia global nos ha puesto contra las cuerdas y este podría ser el final. Por favor, dona, ayúdanos a salvarles.